Si lo más escandaloso del caso Negreira es la forma en que el Fútbol Club Barcelona, corrompió el sistema arbitral con la corrupción sistémica, sobornando al vicepresidente de los árbitros, resulta igualmente asombroso ver cómo el club catalán movió los hilos para evitar una sanción deportiva.


 

En esta nueva investigación, repasamos las curiosas coincidencias y las medidas que se tomaron para salvar al equipo azulgrana de las consecuencias deportivas, no sólo en el seno de la Federación Española de Fútbol, sino también en el Gobierno, a través del Consejo Superior de Deportes. 


Real Federación de Fútbol Española (RFEF)


Si la RFEF no hubiera derogado en mayo de 2021 el código ético aprobado por la propia Federación en 2015, el asunto Negreira-Barça no habría prescrito deportivamente y el equipo catalán podría haber sido sancionado con el descenso o incluso con la pérdida de varios títulos.


Cronología:


- Enero de 2015: El Código Ético de la RFEF establece sanciones en casos de corrupción y la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.



- Julio de 2019: Hacienda abre las investigaciones sobre el Impuesto de las sociedades del Fútbol Club Barcelona.



- Febrero de 2021: La Agencia Tributaria informa al club de la inspección y solicita facturas a las empresas de Enríquez Negreira y Josep Contreras.




- Marzo de 2021: Joan Laporta es elegido presidente del Barça. Poco después, entra a formar parte de la Junta Directiva de la RFEF.




- Mayo de 2021: la RFEF modifica su código ético y elimina las sanciones por corrupción.



- Abril de 2022: Hacienda remite el caso Negreira-Barça a la fiscalía. 


- Marzo de 2023: La Fiscalía denuncia al Barça, Bartomeu y Rosell por los pagos realizados al vicepresidente de los árbitros. La denuncia se dirige también contra el propio Negreira y los exdirectivos del club Óscar Grau y Albert Soler. La RFEF no puede imponer sanciones deportivas al club azulgrana.


Conclusión

 

Por tanto, si la RFEF no hubiera derogado el código, que se reforzó en 2019 pero se debilitó en mayo de 2021, ahora se podría aplicar el de 2015 al asunto Negreira-Barça. Las sanciones del código ético se retiraron apenas tres meses después de que Hacienda informara al Barça de la investigación y el presidente del Fútbol Club Barcelona, Joan Lapoarta, entrara en la junta directiva de la federación. 


En 2006, fue la propia Federación Italiana de Fútbol la que, de acuerdo con su reglamento, sancionó a la Juve con el descenso a segunda división y la retirada de sus dos últimos Scudettos tras el escándalo Calciopoli.


Consejo Superior de Deportes (CSD)


Cronología:


- Julio 2019: La Agencia Tributaria comienza a investigar el impuesto de sociedades del Fútbol Club Barcelona.


- Febrero de 2021: Hacienda informa al club de la inspección y pide facturas a las empresas de Enríquez Negreira y Josep Contreras.


- Marzo de 2021: Albert Soler, directivo del club azulgrana desde 2014, deja el Barça.



- Abril de 2021: Óscar Grau, CEO desde 2016, deja el Fútbol Club Barcelona.



- Mayo de 2021: El ex director de Deportes Profesionales y Relaciones Institucionales del Barça, Albert Soler, es nombrado director general del CSD por el Consejo de Ministros..  



- Diciembre de 2021: El Consejo de Ministros aprueba el anteproyecto de la nueva Ley del Deporte. Se amplían los plazos para los casos leves y graves, pero no para los muy graves, que corresponden al caso Negreira-Barça.


- Septiembre de 2022: El director general del CSD, Albert Soler, es interrogado por la policía y admite su relación con Negreira y su conocimiento de los pagos realizados por el club catalán. El exdirectivo del Barça declara el 21 de septiembre de 2022 y encubre la investigación pese a su responsabilidad gubernamental.


 - Enero de 2023: Albert Soler deja su cargo como director general del CSD.



- Marzo de 2023: La Fiscalía denuncia al Barça, Bartomeu y Rosell por los pagos realizados al vicepresidente de los árbitros. La denuncia se dirige también contra el propio Negreira y los ex directivos del club, Óscar Grau y Albert Soler. El Fútbol Club Barcelona elude cualquier consecuencia deportiva porque el caso ha prescrito.


Conclusión


Apenas unas semanas después de que el Barcelona supiera que Hacienda investigaba las facturas del vicepresidente de los árbitros, Albert Soler dejó el Barça y dio pasos para volver al Consejo Superior de Deportes. El ex directivo del club azulgrana contribuyó decisivamente a mantener el plazo de prescripción para los casos muy graves de corrupción, al tiempo que se ampliaba para los casos "graves" y "menos graves". 


En la nueva ley del deporte, como en el nuevo código ético de la RFEF, se han movido los hilos a favor del Barça, para salvar deportivamente al club que pagó al vicepresidente de los árbitros durante al menos 17 años.


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.