Raúl García De Loza, el comodín de Villar.


El colegiado con el cual el Real Madrid solo ganó el 31% de los partidos se llama Raúl García De Loza, era adicto a la "nevera", a los focos y a la polémica, y fue designado por Ángel María Villar para dirigir la final de Copa de 1990 y el partido de todos los escándalos en Tenerife. Esta es su historia.



El colegiado nació en Lugo, en el año 1947. Con 33 años debutó en primera división en la temporada 1980/1981 y permaneció en ella los siguientes 14 años. García de Loza fue suspendido en numerosas ocasiones por sus declaraciones explosivas, pero principalmente por sus lamentables actuaciones sobre el terreno de juego.

Las sanciones más severas impuestas al colegiado por la Federación Española de Fútbol, ocurrieron primero en 1982, tras un espantoso fuera de juego no señalado en un Athletic Bilbao- Real Sociedad. El colegiado estuvo dos meses sin pisar el césped. El presidente de la Federación era entonces Pablo Porta.

Repitió “nevera” en 1986, esta vez  tras un Atlético-Español. El controvertido árbitro no dirigió ningún encuentro durante varias jornadas. José Luis Roca era entonces el presidente de la RFEF.



Real-Madrid-Barça Liga 1982/83

Una de las primeras polémicas con Raúl García De Lazo, tuvo como escenario el Bernabéu,  temporada 1982/83. El colegiado gallego expulsó a dos madridistas y no señaló dos penaltia favor de los blancos.


El Barça venció 0-2 en el feudo blanco. El Madrid perdió aquella Liga por un punto.



Real Sociedad-Athletic Bilbao Liga 1982/83

Pese a que su juez de línea levantó el banderín para señalar un evidente fuera de juego, García De Loza acordó el gol a los leones que significaba el empate a uno. Más grave, el árbitro atendió a la prensa y mantuvo que tomó la buena decisión. 


 

El Athletic Bilbao ganó la Liga con un punto de avance sobre el Real Madrid. 


Athletic Bilbao - Barça - Copa del Rey

En esta ocasión, los Bilbaínos iban a verse gravemente perjudicado en uno de los mayores escándalo del fútbol español. Siempre con García de Loza como protagonista. San Mamés, partido de vuelta de semifinales de Copa entre Ath.Bilbao y el Barcelona. Aquel 9 de abril de 1986, el polémico árbitro la lio: dio por bueno un gol de Schuster tras un monumental placaje de varios jugadores en el área pequeña al portero del Athletic. Dejó sin señalar al menos tres penaltis en el área visitante y enfureció a la grada con sus controvertidas decisiones y desplantes. "La Catedral" estalló: masivo lanzamiento de objetos, insultos coreados al unísono por miles de aficionados... El estadio fue clausurado por primera vez en su historia. El Athletic terminó denunciando a García de Loza ante el Gobierno Civil de Bilbao.



El Barça, que había ganado en la ida por la mínima, se clasificó para la final.


Ángel María Villar, el salvador


Debido a sus numerosas polémicas, García De Loza estaba casi apartado del sistema arbitral. Sin embargo, un hombre le concedió, contra todo pronóstico, una segunda oportunidad en su vida profesional: Ángel María Villar.

El vasco fue elegido, en julio de 1988, presidente de la Federación Española de Fútbol. Menos de dos años después de su elección , Villar ofreció la “Internacionalidad” al polémico árbitro de 42 años…  Un premio muy discutido por entonces debido al pasado tumultuoso de García de Loza y su bajo nivel de arbitraje. La UEFA y la FIFA nunca seleccionaron al colegiado gallego para arbitrar un partido de Copa de Europa, Eurocopa o Mundial.

Más extraño aún, Villar concedió un segundo "regalo" al árbitro de todos los líos. García De Loza fue nombrado para dirigir la final de Copa del Rey de 1990 entre el Barça y el Real Madrid.


La final de Copa 


En menos de 16 meses, García de Loza había recibido los dos mayores premios nacionales que se pueden otorgar a un árbitro español. La internacionalidad y la final de Copa. Una vez más, la designación sorprendió a todos. Nadie había olvidado sus desastrosos arbitrajes y sus continuas salidas de tono. Si desde Barcelona su nombramiento fue agradablemente bien recibido, desde Madrid fue todo lo contrario.



Las estadísticas

Los números daban la razón a ambos. El Barça había ganado el 63% de los partidos con el colegiado gallego, mientras que el equipo blanco sólo había ganado el 31%. Estadística alarmante y anormal para los blancos. El porcentaje de victoria del Madrid en aquellas temporadas, rondaba el 65%. Por otro lado, el equipo con el mayor porcentaje de victorias con el colegiado nacido en Lugo, era el equipo catalán. 

El temor blanco se confirmó. Durante la final de Copa, Guillermo Amor cometió hasta 3 brutales entradas por detrás, que bien valían cada una de ellas la roja directa. García de Loza le mostró solo una amarilla. Finalmente, fue el defensa Hierro, quién tomó el camino a los vestuarios minutos antes del descanso por una falta discutible. En superioridad numérica toda la segunda parte, el Barcelona anotó el primer gol a través de Guillermo Amor, que debía haber sido expulsado con antelación. Salinas,  marcó el 2-0 final cuando ya se había cumplido el tiempo reglamentario.


Las protestas no se hicieron esperar desde el bando madridista. García de Loza replicó y amenazó al jugador Alemán del Madrid de llevarlo a los tribunales. Desafió al defensa madridista Gordillo: “Le voy a comer los cojones” espetó el polémico árbitro a los periodistas.


Tremendos errores dentro y fuera del campo por parte del colegiado. Pese a ello, no fue sancionado por la Federación Española de Fútbol presidida por Ángel María Villar.


Tenerife-Real Madrid


El controvertido colegiado iba a convertirse una vez más en protagonista. El gallego fue designado por Villar para dirigir el encuentro más importante de la temporada 1991/92, el fatídico partido de la última jornada entre el Tenerife y el Madrid. Si los madridistas se llevaban la victoria, el título de Liga sería de color blanco. 

La elección del árbitro (entonces con 44 años) por Villar, no fue una casualidad. 

- El Real Madrid solo ganaba el 31% de los partidos dirigidos por Raúl García De Loza. (El Tenerife el 57%). 

- De los últimos diez partidos con este colegiado, el Madrid solo había logrado la victoria en dos de ellos… (10% de victorias). 

Los madridistas solo lograron una solo victoria fuera de casa en Liga con De Loza, a los largo de sus 14 temporadas en primera.


Estos fueron los últimos tres partidos dirigidos por el árbitro gallego al Real Madrid antes de enfrentarse al Tenerife:

90/91 Espanyol – Real Madrid 3-1

García de Loza señaló un penalti a favor del Espanyol con 0-0.

91/92 Real Madrid – Sevilla  3-1

García de Loza expulsó con roja directa a Hierro en el minuto 75. 

91/92 Logroñés – Real Madrid 1-0


Durante el decisivo partido en Tenerife, Raúl García de Loza anuló un gol legal a Milla en el segundo tiempo, cuando el Real Madrid ganaba por 1-2 y a falta de media hora para proclamarse campeón de Liga. Cuando quedaban 20 minutos para el final del encuentro, García De Loza mostró una amarilla a Villarroya por una falta inexistente. Un minuto más tarde, expulsó al jugador madridista por doble amonestación después de que cometiera una falta sin peligro. A once contra diez, el Tenerife remontó el partido en el último cuarto de hora. El Madrid perdió así la Liga.



Pese a los errores capitales de Raúl García De Loza que perjudicaron al Real Madrid y ofrecieron el título al Barcelona, el árbitro no fue sancionado por la Federación Española de Fútbol.

El colegiado gallego se retiró en 1994, con 46 años. Pero antes tuvo dos ocasiones de dirigir nuevamente al Madrid en dos ocasiones:

1992/93 Cádiz-Real Madrid 1-1

Expulsión de Rocha en el 48’. El Madrid perdió la Liga por un punto, también en la última jornada y frente al Tenerife.

1993/94 – Valladolid – Real Madrid, 0-0.


Designaciones 

Insistimos en la anomalía de las designaciones de Ángel María Villar. ¿Cómo fue posible, que optara para la final de Copa de 1990 y para el decisivo partido del Real Madrid frente a Tenerife, a un pésimo y polémico árbitro? ¿Fue casualidad que el árbitro elegido fuera precisamente el que poseía el peor saldo de victorias con el Madrid? ¿Por qué no eligió a un árbitro con mejor reputación y más valorado por la UEFA? ¿Por qué Raúl García De Loza no fue sancionado después de los mencionados partidos por el Comité Técnico de árbitros? ¿Fue cómplice Ángel María Millar?



Arbitrajes de García De Loza

Raúl García de Loza fue un árbitro malo. Como la gran mayoría de los colegiados, se equivocó a favor y en contra de casi todos y cada uno de los equipos de primera división. No obstante, las estadísticas muestran una clara tendencia negativa contra el Madrid. También es difícil de explicar la serie de errores, siempre a favor del mismo equipo culé, en los partidos claves, sea en Tenerife, en la final de Copa de 1990 o en la semifinal entre el  Athletic y el Barça. Imposible que fuera casualidad.

 ¿Fue García de Loza un árbitro corruptible? No lo podemos probar. Si sabemos que en los años 70, existió una trama corrupta arbitral en la Liga española, con un colegiado que denunció el intento de soborno por parte de un directivo del Barcelona. Por entonces, se "compraba" un árbitro en partidos puntuales. Tres colegiados fueron apartados. Hoy en día, ya no se "compran" árbitros de esa manera, sino que se usa el método del "Villarato" o "Moggigate".  


García De Loza, en uno de sus últimos arbitrajes. 


Resumen en vídeo:




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.